Ecologismo: ¿qué es y por qué es importante?

Ecologismo: ¿qué es y por qué es importante?

Hoy en día la preocupación por los temas ambientales nos obliga a utilizar términos de los que confundimos su significado. Eso es lo que nos pasa, por ejemplo, con ecologismo, término que por ser parecido a ecología lo empleamos indistintamente.

¿Qué es el ecologismo?

Por qué es importante el ecologismo

El ecologismo tiene que ver por supuesto con la ecología, pero son dos cosas totalmente diferentes. La ecología es una ciencia que estudia todo lo relacionado con los ecosistemas. El ecologismo, por su parte, es el activismo de la ecología (Educación Medioambiental, 2019; Nuche, 2019).

Así, lo podríamos definir como un movimiento sociopolítico o cívico que pretende aplicar los conceptos de la ecología al cuidado del medio ambiente (Grau, 1985; Educación Ambiental, 2019).

¿Cuáles son los fundamentos del ecologismo?

Hay una idea que es la que da sustento a este movimiento: la de que los seres humanos debemos realizar profundos cambios en nuestros comportamientos, si lo que pretendemos es integrarnos con nuestro entorno.

Es decir, aceptar que nosotros también formamos parte de los ecosistemas. Por lo tanto, cualquier cosa que hagamos alterará su equilibrio (Grau, 1985).

¿Qué es lo que promueve el ecologismo?

Entre las muchas propuestas u objetivos, podemos mencionar las siguientes (Raffino, 2020):

  • La defensa de la naturaleza.
  • Un modelo de sociedad diferente, política, social y ambientalmente responsable.
  • Fomentar la educación ambiental.
  • Rechazar el consumo de productos con impactos ambientales negativos.
  • Promover el reciclaje como práctica para conservación de los ecosistemas.
  • Fomentar leyes de responsabilidad ecológica.
  • Disminuir la huella ecológica.

¿Por qué es importante este movimiento?

El ecologismo, a partir de sus diferentes organizaciones, ha obtenido logros muy importantes acordes con sus objetivos. Al respecto, Blanco (s. f.) nos dice los siguiente:

  • La toma de conciencia ambiental de la sociedad. Temas como la lluvia ácida, cambio climático o capa de ozono, entre otros, componen la agenda cotidiana.
  • El entendimiento de que los recursos del planeta son limitados. Por ello debemos utilizarlos, pero sin comprometer a las generaciones futuras.
  • Un cambio del comportamiento humano.
  • El compromiso de los Estados para revertir la degradación ambiental. Un ejemplo de ello es el Protocolo de Kioto de 1997, a pesar de que algunos países lo han incumplido.
  • Nuche (2019) nos habla acerca de la muy buena labor comunicacional de las organizaciones. Son expertas en comunicación social, lo que les permite llegar a todos los niveles de la sociedad.

¿Cuál es el aporte que tú puedes hacer al ecologismo?

No es necesario que realices grandes acciones para colaborar con los objetivos de este movimiento. A veces, con pequeños gestos puedes contribuir a logar un medio ambiente más sano.

Te proponemos algunas acciones y hábitos que puedes incorporar en tu vida diaria (Ecosanum, 2016):

  • Deja de lado el estilo de vida consumista. Es innecesario y antiecológico. Por eso, antes de comprar algo piensa si realmente lo necesitas.
  • Consume menos energía eléctrica. Consulta, hay mucha información que te dirá cómo hacerlo. No solo beneficias al ambiente, también mejorará tu economía.
  • Practica el reciclaje y conviértelo en un hábito diario. También, antes de tirar algo piensa si no lo puedes reutilizar.
  • Evita el plástico de un solo uso. El plástico es altamente contaminante, por ello debes disminuir su uso o darles otros destinos a los envases siempre que puedas.
  • Utiliza productos de limpieza naturales y ecológicos; limón, bicarbonato, vinagre, jabón y aceites esenciales de naranja, limón o eucalipto, por ejemplo (Kerman. S.f.).
  • Utiliza el agua racionalmente y haz un aprovechamiento eficiente; el agua potable es un recurso muy escaso. Sí, aunque nos sorprenda, solo el 3 % del agua del planeta es dulce. De ese porcentaje, el 1,74 % está en los hielos continentales y en los glaciares; o sea, poco más del 1 % del total mundial es lo que disponemos (USGS, 2017).
  • Evita productos de obsolescencia programada. ¿Qué es la obsolescencia programada? Son productos fabricados por las empresas, que tienen una duración limitada. Por lo tanto, te verás obligada a cambiarlos.
  • Prioriza las actividades al aire libre, son más saludables y te ayudarán a valorar la naturaleza; por ejemplo las caminatas, usar la bicicleta, nadar en la playa, escalar una montaña o sacar a pasear a tu perro.
  • Practica la movilidad sostenible.
  • No utilices productos altamente contaminantes; por ejemplo, pilas y bolsas de plástico.
  • Únete a grupos que se interesan por el medio ambiente.
  • Reduce el consumo de alimentos de origen animal y reemplázalos por los de origen vegetal. Por ejemplo, aceite vegetal.

En síntesis, el ecologismo es uno de los tantos movimientos que nacieron para mejorar la calidad de vida. Si adoptas hábitos ecologistas estarás haciendo un gran aporte a sus objetivos. Por lo tanto, ¿no crees que es un buen momento para comenzar?



Newsletter
close slider
Abrir chat