Los plásticos de un solo uso generan más daños que beneficios

Los plásticos de un solo uso generan más daños que beneficios

¿Sabías que en el Océano Pacífico, entre California y Hawái, navega una isla de 1,6 millones de kilómetros cuadrados de plásticos de un solo uso? Algunos expertos dicen que puede contener 1.8 billones de piezas de este material (Comité Español ACNUR, 2019).

En Colombia el consumo de plástico es de 1.250.000 toneladas al año, unos 24 kg por persona. Lamentablemente, el 56% de estos son plásticos de un solo uso (Redacción La Opinión, 2019).

Cada minuto se compra un millón de botellas de agua en el mundo y al año se utilizan 500.000 millones de bolsas plásticas. De los 9.000 millones de toneladas de plástico que se ha producido en el mundo, solo se han reciclado el 9% (Redacción Vida, 2019).

Estas cifras nos invitan a reflexionar sobre nuestros hábitos de consumo. Además, nos obligan a tomar consciencia para clasificar nuestros residuos adecuadamente en los contenedores de reciclaje.

Se consideran plásticos de un solo uso a aquellas piezas que una vez utilizadas son desechadas. Y cuando no se hace adecuadamente terminan afectando el entorno (Chiquiza, 2019).

¿Por qué debes evitar los plásticos de un solo uso?

Plásticos de un solo uso: por qué evitarlos

El plástico es un material que nos ha facilitado la vida, y muchos de los avances tecnológicos y sociales se apalancan en su uso. Pero su degradabilidad casi nula lo convirtieron en el principal contaminante del medio ambiente.

Por eso, te compartimos algunas razones por las que debes evitar los plásticos de un solo uso (Vivir sin Plástico, s. f.):

  • El plástico convencional no se degrada. Se descompone en partículas más pequeñas, pero no cambia su composición química.
  • Muchos alimentos quedan contaminados con microplásticos y son ingeridos por las personas inconscientemente.
  • Aunque el reciclaje es una opción, a veces sus costos económicos y ambientales son muy elevados.
  • No tiene lógica usar un producto casi indestructible para darle un uso desechable.
  • Muchos animales sufren deformaciones o mueren cada año por ingerir plásticos de un solo uso.

Los plásticos terminan en las fuentes de agua cuando no son manejados adecuadamente como residuos reciclables. Nuestros ríos Amazonas y Magdalena están entre los 20 más contaminados por plástico del planeta (Redacción BIBO, 2019).

Por eso consideramos pertinente invitarte a cambiar tus hábitos de consumo que no estén alineados con el cuidado del medio ambiente.

Descubre algunas alternativas a los plásticos de un solo uso

Sabemos que vas a poner de tu parte por el bienestar del planeta. Por eso te invitamos a que consideres las siguientes alternativas a los plásticos de un solo uso:

  • Elegir empaques elaborados con plásticos biodegradables, que no contaminan tanto (Yanes, 2015).
  • Preferir empaques de papel y vidrio que pueden reutilizarse o reciclarse (Leighton, 2019).
  • Reciclar hacia atrás, buscando aplicar la economía circular para disminuir la generación de residuos (Yanes, 2015).
  • Consumir responsablemente aplicando las tres R: reciclar, reutilizar y reducir (Yanes, 2015).
  • Preferir materiales tradicionales menos contaminantes como madera, vidrio, metal, piedra o cerámica (Yanes, 2015).

No descartes acciones altamente difundidas como usar bolsas reutilizables, evitar bebidas con pitillos o llevar al mercado tus propios recipientes. Además, utiliza un termo con agua que puedes llenar permanentemente, en lugar de comprar una botella que luego desechas.

Se estima que la vida útil de una bolsa plástica es de aproximadamente un cuarto de hora, pero puede tardar cientos de años en degradarse (Parker, 2020).

Por eso, te invitamos a reflexionar antes de consumir productos que incluyan plásticos de un solo uso.



Newsletter
close slider
Abrir chat