Consumo responsable: un modelo en el que tú tienes el poder

Consumo responsable: un modelo en el que tú tienes el poder

¿Realmente necesitas esos zapatos que estás a punto de comprar?, ¿es cierto que tu teléfono celular ya está viejo y debes comprar uno nuevo? Tal vez quien debe cambiar eres tú.

Es momento de dejar atrás la era del consumismo compulsivo para transitar hacia la del consumo responsable.

Más que un hashtag o una frase bonita, el consumo responsable es un movimiento que promueve la transformación de los hábitos de compra para construir un mundo más sustentable (Jiménez, 2019).

La invitación básica es a satisfacer nuestras necesidades reales sin que esto le pase una factura ecológica al planeta.

Te invitamos a conocer más.

Qué es el consumo responsable y dónde entras tú

Consumo responsable: tú puedes hacer la diferencia

El círculo del consumo responsable comienza con el productor y se cierra contigo como consumidor.

Por ello, es importante que investigues el origen de los productos. Así podrías evitar comprar los que se hacen a través de prácticas irresponsables (Fundación Vivo Sano, s.f.).

Un consumidor responsable es una persona informada, consciente de que los recursos son limitados.

Busca siempre los productos con el menor impacto sobre el medio ambiente y que conlleven un efecto positivo a la sociedad.

Esto trae los siguientes aspectos positivos (Fundación Vivo Sano, s.f.):

  • Se protege al medio ambiente.
  • Se estimulan relaciones de solidaridad y respeto hacia todas las personas implicadas en el proceso de producción.

Historia del consumo responsable

El consumo responsable nació con los consumidores verdes, una segmentación que surgió a principios de los años setenta.

Ellos abrieron la invitación para analizar los hábitos de compra, pues advirtieron que todo lo que adquirimos le pasa una factura al planeta.

Por ello, propusieron ponerle freno al consumismo sin análisis previo (Dueñas, Perdomo y Villa, 2014).

Tú también puedes convertirte en un consumidor verde. La idea es adquirir productos o servicios basándote en principios medioambientales y, para ello, puedes hacer varias cosas.

Una opción es buscar artículos que no dañen tu salud ni al planeta en ninguna parte del proceso de producción (Dueñas, Perdomo y Villa, 2014).

También puedes evitar consumir aquello que no necesitas y reparar lo que se rompa, en lugar de tirarlo.

Principios, valores y prácticas del consumo responsable

Atando Cabos es un proyecto de consumo responsable chileno. Su trabajo comienza en las playas, donde un grupo de pescadores recoge plásticos; se les paga por ello.

Después, la basura es transformada nuevamente en bolsas, cajas y otros productos que son comercializados.

Tan solo en el 2018 lograron reciclar 800 toneladas de plástico (Atando Cabos, s.f.).

Además del reciclaje, otros pilares del consumo responsable son (Soto, 2020):

  • Comercio local con bajas emisiones de CO2.
  • Procesos de producción respetuosos con el ambiente.
  • Promoción y conservación de la biodiversidad.
  • Manejo sustentable del agua.
  • Reducción de embalajes.
  • Comercio justo y buenas condiciones de trabajo.

Cómo convertirte en consumidor responsable

El consumo responsable tiene un impacto positivo tanto en lo personal como en el medio ambiente.

En este sentido, los productos locales pueden ser más baratos, de mejor calidad y, por supuesto, con un menor costo ambiental para el planeta (Sostenibilidad Para Todos, s.f.).

Si quieres convertirte en consumidor responsable, estas son algunas acciones que puedes aplicar en tu vida (IPADE, 2008):

  • Cuidado del agua: en lugar de tirar el aceite de cocina a la cañería, lo que provocaría contaminación del agua, dónalo para que sea transformado en biocombustible.
  • Reciclaje: separa tu basura para que sea posible reciclarla.
  • Educación ambiental: si conoces los tipos de contaminación ambiental, seguramente podrás tomar mejores decisiones de consumo.
  • Información: investiga el origen de los productos que consumas y evita los que no sean sustentables o socialmente responsables.
  • Consumo local: compra en tiendas y mercados que estén cerca de ti.

El consumo responsable es la oportunidad que tenemos los ciudadanos comunes para aportar al planeta.

Por ello es importante reconocer nuestras necesidades y evitar comprar de forma compulsiva.

 

***

Tal vez ya es momento de asumir que la forma en la que invertimos nuestro dinero puede hacer una diferencia en el medio ambiente. ¿No lo crees?

***

BIBILIOGRAFÍA.

– Atando Cabos (s.f.). Atando Cabos. Queremos limpiar el mundo de residuos plásticos, utilizando el plástico como herramienta. Recuperado de https://atandocabos.cl/#2

– Barbero C., Etchenique A., Del Pozo G. y Tuderini J.C. (coords.) (Octubre de 2008). Guía de consumo responsable y medio ambiente. IPADE-CECU. Recuperado de http://www.economiasolidaria.org/files/guia_de_consumo_responsable.pdf

– Dueñas S., Perdomo J. y Villa L. (Julio-Septiembre de 2014). El concepto de consumo socialmente responsable y su medición. Una revisión de la literatura. Estudios Gerenciales. Recuperado de https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0123592314000928

– Fundación Vivo Sano. ¿Qué es el consumo responsable? Madrid. Recuperado de https://www.vivosano.org/que-es-el-consumo-responsable/

– Jiménez G. (5 de diciembre de 2019). Consumo responsable: qué es y cómo aplicarlo. Revista GQ. Recuperado de https://www.revistagq.com/noticias/articulo/que-es-consumo-responsable

– Redacción Sostenibilidad Para Todos (s.f.). Consumo Responsable y beneficios del consumo local. Recuperado de www.sostenibilidad.com/vida-sostenible

– Soto J. (30 de abril de 2020). ¿Qué es el consumo responsable y por qué debería importarte? Greenpeace México. Recuperado de www.greenpeace.org/mexico



Newsletter
close slider
Abrir chat