Manejo de la basura: ¿por qué es importante comenzar desde el hogar?

Manejo de la basura: ¿por qué es importante comenzar desde el hogar?

Actualmente, se habla mucho de gestión ambiental para referirnos a todo lo que hacemos a favor del ambiente. Dentro de los muchos aspectos que componen esa gestión, está el manejo de la basura.

Manejo de la basura: aprende a hacerlo desde tu casa

El manejo de la basura: algunos datos

En Colombia, se generan aproximadamente 12 millones de toneladas de basura por año o, si prefieres, 23 toneladas por minuto. Una cifra que, a pesar de ser menor al promedio mundial, no deja de ser preocupante (Soto, 2020).

El problema es que si no realizamos un adecuado manejo de la basura y continuamos con la deposición en los rellenos sanitarios, aumentan los impactos negativos.

Algunos de estos, son, por ejemplo, la contaminación por plástico y la emisión de gases de efecto invernadero (Medio Ambiente, 2019; Sánchez, 2020).

El manejo de la basura lo podemos comenzar desde nuestro hogar

En este sentido, la buena educación ambiental es clave. Ten en cuenta que tan solo el 17 % de los residuos sólidos urbanos se recicla (Medio Ambiente, 2019; Soto, 2020).

Pero, un buen manejo de la basura, comienza con una menor producción de residuos; para ello, te damos algunos consejos (Ecocosas, 2016):

  • Utiliza bolsas de tela para reemplazar a las plásticas.
  • Compra productos con menos envoltorio.
  • Evita comprar bebidas embotelladas, si no es necesario y, si lo haces, que sean las de mayor tamaño.
  • Reduce el uso de papel.
  • Dona aquello que aún sirva, en lugar de tirar.
  • Lleva los productos peligrosos a los lugares indicados para hacerlo.
  • Fabrica tu compost.

Comencemos por separar los residuos

Esta tarea comienza en el hogar, donde la responsabilidad de evitar las consecuencias de la contaminación es exclusivamente nuestra. Ahí es donde tú debes realizar la separación de los diferentes tipos de residuos que componen la basura.

Todas las cosas que dejan de ser útiles y eliminamos es lo que llamamos residuos. De todos ellos, los residuos sólidos urbanos son los que más nos interesan.

Son estos los que generamos en los núcleos urbanos y en sus zonas de influencia; igualmente, los que producimos en nuestros hogares y lugares de trabajo (Sánchez, 2020).

Seguramente, tu querrás saber los diferentes tipos de residuos que existen, pues bien, de eso nos ocupamos en el siguiente apartado.

El manejo de la basura: ¿cómo se clasifican los residuos?

Una clasificación apropiada para los residuos que generamos diariamente es la que los separa en orgánicos e inorgánicos. Los primeros agrupan a todos los productos biodegradables.

Por ejemplo, restos de comida, papel sucio, artículos de higiene desechables y cenizas (Hogarmanía, s. f.; Sánchez, 2020).

Los inorgánicos, por su parte, son todos aquellos productos de degradación lenta o muy lenta. En esta lista se incluyen los envases de cualquier tipo.

Por ejemplo, las gomas, los vidrios y los artículos de cerámica en todas sus formas. También todo tipo de papeles y cartones (Hogarmanía, s. f.; Sánchez, 2020).

Muchos de estos residuos pueden ser reciclados, es decir, sometidos a procesos que permiten que sean reutilizados; otros no.

Dentro de los que no podemos reutilizar o reciclar tenemos las pilas, que sin embargo tenemos que evitar que lleguen a los botaderos, porque son contaminantes del agua subterránea (Prensa, 2017), los medicamentos, el material radiactivo, restos de pinturas y productos de limpieza, entre otros (Planética, s.f.).

Los que sí se pueden reusar o reciclar son: el vidrio (envases y frascos); papel y cartón (cajas, envases, tetrabrick, sobres, etc.); metales (conservas, latas de aluminio, llaves, desodorantes); plásticos (botellas y envases, tapitas, sachets, y vajilla) (Buenos Aires Ciudad, s.f.).

¿Cómo debemos separarlos en nuestro hogar?

Aquí te mostraremos algunas pautas para que separes los residuos en tu hogar (Borrás, 2017):

  1. Separa los residuos orgánicos de los inorgánicos.
  2. Con los residuos orgánicos puedes preparar compost o usarlos directamente como abono para tu jardín.
  3. Reclasifica los residuos inorgánicos, separándolos según el tipo de material: vidrio, plástico, metal o cartón.
  4. Luego, puedes llevarlos a los centros de reciclaje o bien depositarlos en contenedores diferenciados por colores.
  5. Los que no tienen destino ecológico, debes colocarlos en vertederos controlados. Allí serán procesados adecuadamente y evitarán la contaminación.

El manejo de la basura: los impactos sobre el ambiente

Si pones en práctica el reciclado, impactarás positivamente al ambiente así (Quintanilla, 2020):

  • Disminuirás la huella de carbono. ¿Qué es la huella de carbono? La cantidad de gases efecto invernadero que cada uno produce en las actividades cotidianas.
  • Menos utilización de recursos naturales. Por ejemplo, el vidrio y el metal pueden reciclarse infinitas veces.
  • Evitas el uso de vertederos.
  • Favoreces la creación de nuevos puestos de trabajo.

Para que tengas en cuenta: la Superintendencia de Servicios Públicos y Domiciliarios de Colombia estima que entre el 60 y 70 % de los residuos sólidos del país se pueden aprovechar por medio del compostaje.

El 40 % de la basura diaria que generamos es materia orgánica (Soto, 2020).

Es posible entonces hacer algo para mejorar nuestro planeta. Y el manejo de la basura es una de las principales acciones para lograrlo. Si ya lo haces, bienvenido sea; si no, es un buen momento para comenzar.



Newsletter
close slider
Abrir chat