Quiénes somos

Nuestra Historia

Manos Verdes nace a través de la revisión de los problemas de la humanidad. El año 2100 se estima que seremos cerca de 11.000 millones de personas en el planeta, que demandarán más espacio para vivir, más recursos para sobrevivir y generarán más residuos… Pero los residuos pueden transformarse en nuevas oportunidades. Del aceite de cocina usado (ACU) poddemos crear nuevos recursos, como biocombustibles que reducen la emisión de gases que aceleran el calentamiento global. En 2016 nace Manos Verdes, un programa que se encarga de cerrar el ciclo del aceite de cocina usado y garantizar que se transforme en Biocombustible. Hoy recogemos el aceite de los principales restaurantes del país.

Desde el 2019 estamos llegando también a los hogares para lograr que Colombia sea un ejemplo en latinoamérica en el reciclaje de ACU ya son más de 100 conjuntos residenciales que cuentan con un contenedor de recolección de ACU.

A la fecha los que hacemos parte de Manos Verdes hemos salvado más de 3000 millones de litros de agua!!!

¡Las ideas se vuelven acciones!

Hoy estamos aportando a la solución! Ya  son 3.000.000 de litros de aceite de cocina usado que hemos salvado. ¡Hoy ya estamos transformando! Hemos logrado sumar a Manos Verdes  restaurantes, hoteles, casinos,  conjuntos residenciales y supermercados.  Si nos damos cuenta estamos sumando esfuerzos de restaurantes que normalmente son competencia pero que en Manos Verdes se unen para mejorar el mundo. No se nos puede olvidar que todos vivimos en este mundo. Los que hacen parte de Manos Verdes estan tomando accionesde cambio positivo.

Historia de un líder Manos Verdes

Mi historia en Team siempre se ha visto enmarcada por diferentes desafíos que hacen que todos los días me pregunte ¿qué hice hoy de especial para hacer este mundo diferente?

Es así como hace muchos años y motivado por un programa que hoy se llama Manos Verdes, me propuse implementar de manera autónoma esta iniciativa.

Mi deseo era motivar pero sobre todo educar a las personas sobre los beneficios de recoger el aceite usado (ACU) y darle una buena disposición. Las primeras personas a las cuales quise contagiar con esta iniciativa fue a mi esposa e hijos. Ellos al igual que yo vieron la importancia de reciclar este residuo. Luego le propuse a mi madre que por cada litro de ACU que ella recogiera yo le entregaba uno nuevo, eso la motivó a recoger no solo el de ella sino también el de sus vecinas y amigas.

Fue así como un día cualquiera una sobrina de 12 años me preguntó, ¿por qué recoges el aceite usado y para qué lo usas? ¿acaso vuelves a envasarlo para venderlo?. Esa fue la oportunidad para explicarle porque como seres humanos debemos dejar un mundo mejor y cómo desde nuestras acciones podemos ayudarle al planeta. De igual forma le expliqué todo el proceso de reciclaje, para al final convertir el ACU en biodisel, un combustible más amigable con el medio ambiente. Mi madre también se sorprendió del propósito de reciclar ACU y generar conciencia sobre las buenas prácticas del movimiento “Manos Verdes”. Mi sobrina se entusiasmó tanto con la idea que empezó a recoger el ACU en su barrio, y así se fueron sumando mis otros familiares.

Soy un convencido que nuestros niños son los verdaderos multiplicadores de las buenas iniciativas, por esta razón surgió la idea de promover este programa en el colegio de uno de mis hijos. Con la ayuda del programa Manos Verdes, el pasado 5 de octubre fuimos al colegio Emanuel Jireh ubicado en la ciudad de Bogotá. Por medio de actividades lúdicas les enseñamos a 70 niños la importancia de la recolección del ACU. Luego como cierre de la actividad, se premió a los 3 niños que más ACU recolectaron  y fueron reconocidos como líderes manos verdes.

Huber Alirio Rojas.

Contenido destacado

¡Tú puedes ser parte de

este movimiento!

Abrir chat